viernes, 16 de junio de 2017

Feminismo y literatura líquida


Siempre he encontrado muy cargante esa frase tan manida, y que tanto gusta a algunos escritores, acerca de las novelas que cobran vida propia. Admito, no obstante, que quizá sea injusto y que existe la posiblidad de que la frase sea cierta. Bien. En ese caso, los que me cargan son esos propios escritores que, con su presuntuosidad disfrazada de modestia, pretenden darnos a entender que han creado una especie de artefacto mágico, una criatura de tan gran inteligencia que ha superado a su mismísimo creador.

Si la frase es cierta, podemos comparar las novelas con pajaritos que abandonan el nido y emprenden el vuelo, pues ya no les basta con los gusanitos ni los ratones regurgitados que les trae su autor. Se van y no los volvemos a ver... hasta que un día regresan y se posan en la rama de un árbol junto a nuestra ventana. Es en ese momento cuando el autor, con lágrimas en los ojos, exclamará, ¡hija mía, te has convertido en un soberbio pelícano ceñudo!, mientras que sus hijos, entre carcajadas, dirán ¡pero, papá, si es una chova piquigualda!

  Una grulla, una cigüeña, un gorrión, un cuervo...

Tal y como se insiste a lo largo de El cuento de la criada, el contexto lo es todo. Así, es posible que la distopía casi de ciencia ficción que leyó mi esposa en Inglaterra en sus años de instituto para la clase de literatura (escuela pública, por supuesto. Qué envidia, ¿no?) tenga muy poco que ver con el retrato de nuestro mundo que acabo de leer yo.

Desde el momento de su publicación, allá por 1985, muchos, o, mejor dicho, muchas, se han empeñado en considerar esta obra un ejemplo de literatura feminista. A servidor, que en el momento de escribir estas líneas anda influido por las contundentes Opiniones contundentes de Nabokov, le interesan estos días bien poco las escuelas y movimientos literarios, así como las novelas que tienen una función social. De ello se deduce que si la novela me ha gustado es porque no se trata (o, por lo menos, no esencialmente) de un alegato feminista. Lógica cartesiana.


De hecho, la propia Atwood negó en su día que la República de Gilead, escenario de la historia, fuera una distopía puramente feminista. Aunque "si se refiere usted", le aclara al entrevistador que le formula la eterna pregunta, "a una novela en la que las mujeres son seres humanos -con toda la variedad de personalidad y comportamiento que ello implica-, son interesantes e importantes, y lo que les sucede es crucial para el tema, la estructura y el argumento, entonces sí. En ese sentido, muchos libros son 'feministas'." Cartesiana lógica.

Aduce la autora que, de ser ese tratado ideológico que algunos creen ver, la novela, en primer lugar, nos mostraría un mundo en el que todos los hombres, en cualquier nivel de la escala social, tienen más derechos que las mujeres. Por el contrario, estamos ante una sociedad organizada como cualquier dictadura pura y simple: una pirámide en cuya cima se sientan los poderosos de ambos sexos, y unos estratos inferiores donde se repite la misma situación, si bien en cada estrato la cuota de poder de él será mayor que la de ella. Cabe añadir que, en una novela puramente feminista, probablemente no encontraríamos tantas cabroncitas entre los personajes. Cabroncitas, todo hay que decirlo, sacadas de la realidad, como veremos más abajo.



Por lo visto, otra de las preguntas recurrentes que la sufrida Atwood tiene que responder cada vez que se habla de El cuento... se refiere al presunto carácter antirreligioso de la obra. Francamente, me parece una suposición bastante tonta y no creo que valga la pena hablar de ello. Más interesante es la tercera y última de esas imaginativas preguntas que periodistas y lectores creen imprescindible formular para asegurarse de que leen la obra de manera correcta, es decir, la "entienden", y levantan la vista del papel en el momento preciso y con la mirada en su punto justo de cavilación. A saber, ¿se trata de una predicción?

Qué memez, les quiere responder la autora, más capaz de morderse la lengua que yo. Nadie puede predecir el futuro. Y sin embargo, la pregunta es interesante, tanto más cuanto que... Pero vayamos por partes.



Atwood comenzó a escribir la novela en el orwelliano año de 1984, mientras se encontraba en Berlín, ciudad a la sazón amurallada, en una estancia salpicada por frecuentes viajes a los países del bloque del este. Confiesa que ciertos aspectos de aquel mundo de recelo, espías, elocuentes silencios, bruscos cambios de tema, contorsionismo lingüístico para decir cosas sin decirlas y, por otra parte, edificios a los que se da un nuevo uso ("esto era una biblioteca", "aquí antes vivía fulanito, pero un día se fue y no volvió"), influyeron en la novela que estaba escribiendo. También influyó, sin duda, la política norteamericana de aquellos años, los del apogeo de la Nueva Derecha y la Mayoría Moral, fundada ésta en 1979 y cuyo mayor esplendor coincidió con el mandato de Reagan. No hay ganas hoy de hablar de ese movimiento, pero sí vale la pena mencionar a un personaje como Phyllis Schlafly, activista antifeminista que, entre otras lindezas, hizo campaña contra la Enmienda de Igualdad de Derechos (que finalmente nunca fue ratificada), que presumía de cancelar sus discursos si su marido consideraba que había pasado demasiado tiempo fuera de casa, y que negaba la posibilidad de violación dentro del matrimonio. Cuando se casa, decía, la mujer da su consentimiento a las relaciones sexuales. Es decir, que a nadie se le ocurra decir que los personajes femeninos tan cabroncetes de los que hablábamos más arriba son inverosímiles o exagerados.

Dentro del matrimonio, no se puede hablar de violación

El contexto, ya lo hemos dicho, lo es todo, y el contexto en el que se gestó esta novela era el de un mundo de reaganismo ultraconservador por un lado, y de dictaduras comunistas por el otro. Y parece ser que , treinta años después de su publicación, El cuento de la criada es el libro de moda estos días, a raíz, evidentemente, de la serie de televisión que se ha estrenado recientemente. Yo aún no la he visto, pero confieso que me decidí a leer de una vez este libro para así poder ver la serie con la mente pura que nos gusta tener a los esnobs. Ya sabéis: ¿leer el libro después de la serie? ¡Qué ordinariez!


En cualquier caso, aunque no son pocos los que se han apresurado a ver en la llegada de Trump al poder una confirmación de los poderes adivinatorios de la autora, lo cierto es que, en lugar de predicciones, Atwood insiste en que no introdujo en su novela absolutamente nada que el ser humano no hubiera hecho ya. En efecto, las ejecuciones ejemplarizantes, los linchamientos, la imposición de un modo de vestir determinado para cada casta y clase social, la prohibición de la alfabetización, la ilegalización de los métodos anticonceptivos y el aborto por cuestiones demográficas, el destierro de condenados y parias a regiones remotas casi inhabitables, la lectura sesgada y radical de los textos sagrados, o el robo de bebés para beneficio de oficiales de alto rango son, entre otras, algunas de las características del mundo descrito por Offred (en español, Defred), la criada y narradora de este cuento. Como veis, nada nuevo bajo el sol. No obstante, entre Trump, Orwell y el feminismo, me faltaba algo en las reseñas y artículos que he encontrado por la red, así que me puse a buscar otra vez, esta vez gugleando las palabras pertinentes, es decir, haciendo una búsqueda menos espontánea y más "forzada".


El precio depende... Si tiene ojos azules, será diferente

Me consuela saber que no soy el único que al leer El cuento de la criada ha pensado en el nuevo radicalismo asesino que impera hoy en algunas desgraciadas zonas del mundo. La República de Gilead existe, y es un infierno aún peor que el que nos presenta Atwood en esta gran novela...

... de la cual, por cierto, no he dicho nada.

5 comentarios:

  1. Hola, niño vampiro:
    Estoy de acuedo con casi todo lo que has escrito sobre el libro. Sobre todo con su supuesto carácter premonitorio.... vamos, como si alguna vez hubiesen hecho falta dotes adivinatorias para encontrar ejemplos de sociedades o regímenes opresivos, machistas, teocráticos y demás...
    por otra parte, sobre el posible o no carácter feminista del libro no estoy tan de acuerdo contigo. o sí lo estoy, pero no. Es cierto que el libro habla de un régimen totalitario y opresor para todos los que lo componen , incluyendo hombres y yo añadiría que incluso los hombres que se hayan en rl escalón más alta del mismo. peroeste tipo de regímenes no son igualmente lesivos para todos los miembros que lo componen o lo sufren (de igual forma que, por ejemplo, la dictadura franquista coartaba la libertad de todos los ciudadanos españoles, incluyendo a aquellos que apoyaban a Franco , pero era mucho más despiadada con quienes se le oponían políticamente); en este caso, en el escalón más bajo y por tanto, quienes más lo sufren son las mujeres (por más que algunas o muchas sean también "colaboracionistas" con ese sistema); desde luego, más que los hombres. desde esa comparación, sí que es un a distopía con un carácter feminista, pero no creo que lo sea en el sentido de que trate, simplemente de oponer la situación opresiva de las mujeres, en general, con la de todos los hombres, como responsables de la misma.
    no sé si me he explicado bien, en todo caso, aquí te dejo mi propia reseña del libro, por si te puede aportar algo más:
    http://unlibroaldia.blogspot.com/search?q=el+cuento+de+la+criada
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que estamos completamente de acuerdo. Observa que digo que la novela no es (subrayado) esencialmente (final del subrayado) feminista. Es innegable que tiene un componente de denuncia contra la opresión de las mujeres, y el contexto histórico que apunto hacía casi inevitable en su momento esa lectura, pero creo que es otras cosas antes que una "novela feminista", etiqueta que me parece muy empobrecedora. Si además la misma autora niega que lo sea...
      También señalo que en cada estrato de la escala social, incluso en los más bajos, los hombres tiene una parcela de poder mayor que la de la mujer. Es decir, que tampoco hay igualdad en la miseria. No obstante, la brutal ejecución en grupo de un hombre injustamente acusado de violación parece que se reserva sólo a los hombres.
      Y finalmente, establezco un paralelismo con las zonas del mundo controladas por el ISIS, donde tanto mujeres como hombres son objeto de atrocidades sin nombre. Ese es el mundo que he visto reflejado en la novela.
      Me ha gustado mucho tu reseña.
      Saludos

      Eliminar
    2. Hola otra vez:
      Sí, yo también creo que que estamos más de acuerdo que en desacuerdo, Mi opinión, por otra parte, se puede resumir en la que dejó mi compañera Montuenga en su comentario (en nuestro blog): "Cuando hay opresión, las mujeres la sufren por partida doble". Creo que esa es la clave de la novela.
      Un saludo y como siempre, es un placer visitar tu blog

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo con lo que señalas, niño vampiro. Yo también, como tú (esnob que es una), me he decidido a leer la novela antes de ver la serie. Y me ha parecido una novela espléndida, que me ha puesto los pelos de punta. Inquietante ese final ambiguo. Pero, ¿cómo podría ser de otro modo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver qué tal está la serie. Yo tengo un poco de recelo, la verdad, ya que, por lo visto, después de la primera temporada, viene la segunda, como si quisieran alargarla más de lo necesario. Pero bueno, no juzguemos antes de tiempo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...