sábado, 21 de octubre de 2017

Eso es todo, amigos



El ciclo de vida de las libélulas, desde la fase de huevo hasta la muerte en edad adulta, abarca de seis meses a seis o siete años, nos dice wikipedia. Los alces viven algo más de veinte años, mientras que los elefantes pueden alcanzar los sesenta. Y digo yo, ¿y los blogs?

Y ya que estamos con las preguntas retóricas, aquí viene otra: ¿por qué hay gente que escribe blogs? Bien, ésta la puedo contestar. En mi caso, todo empezó con un blog que había por ahí, con el que en ocasiones me entretenía y con frecuencia me indignaba, hasta que, tras repetidas visitas, un buen día me dije, "oye, yo puedo hacerlo mejor". Fue un parto así de fácil.

Bueno. Ya veis por dónde van los tiros hoy. Y aunque no quiero ponerme estupendo ni sentimental, ni, por supuesto, pretender que esto tiene la más mínima importancia, sí que es cierto que hay un puñadito de personas que me siguen con relativo interés, y como yo siempre he lamentado que algunos de mis blogs favoritos languidecieran en su abandono sin una triste palabra de despedida, pues aquí viene la mía.


Me lo he pasado bien escribiendo este blog, y, como he dicho en más de una ocasión, el proceso de redacción de las entradas me hacía reflexionar y, sobre todo, disfrutar mucho más de los libros. Pero si voy a colgarme yo mismo una medalla, no será por la discutible calidad de lo que pueda haber escrito, sino por otros motivos. El más importante de ellos es no haber hecho enemigos... creo. En efecto, no me he dejado llevar por mis fobias ni por el tuit del día, y he conseguido preservar este blog como un espacio libre de malos rollos. Si conocierais mi cuenta personal de facebook y supierais la cantidad de gente que me ha eliminado de su lista de amigos, veríais que esto tiene un mérito enorme.

Tampoco he dedicado demasiado tiempo a poner a bajar de un burro libros y autores que no me han gustado. ¿Para qué? (No obstante, sí me habría gustado dedicarle cuatro líneas al fenómeno Karl Ove Knausgard). Por el contrario, creo que he conseguido transmitir un poquito de la pasión que algunas obras me han hecho sentir, y si eso ha llevado a otros a asomarse a esas obras, podré presumir de haber plantado unas cuantas semillitas por ahí.

Pero un blog proporciona muchas otras satisfacciones. En la que considero la época más feliz de éste que leéis, se formó una pequeña, muy pequeña, comunidad de blogueros que nos seguíamos mutuamente. Cada uno esperaba la publicación del otro, y allí entrábamos no sólo a comentar, sino a hacer algo tan aparentemente sencillo como charlar sobre libros, que, como sabéis, es ese tipo de conversación que tan difícil es tener con amigos o compañeros de trabajo. Poco a poco, por desgracia, de aquella comunidad de blogueros uno abandonó, otro desapareció y un tercero convirtió sus entradas en un acontecimiento anual. Mientras tanto, el niño vampiro seguía su camino, inasequible al desaliento, sí, pero sintiéndose un poco más solo.


Es sin duda la relación personal que, de manera paradójica, nos proporciona internet, la que brinda al bloguero sus mayores satisfacciones. Así, a alguno (o mejor dicho, a alguna) de vosotros, os he conocido en persona, y con otros me he escrito y todavía me escribo. Además, he tenido también la satisfacción de recibir gratos comentarios de un conocido escritor, la gratitud del autor de un libro que reseñé, mensajes de algunas traductoras, y libros regalados por editoriales, no para que los reseñe, sino en agradecimiento por alguna entrada que les gustó. Será poca cosa, me diréis, pero para alguien como yo, cuya vida social lleva años en franca decadencia, por no decir en la UCI, esas cosas me han alegrado el día más de una vez. De hecho, uno de mis proyectos más locos, y que a veces lamento no haber llevado a cabo, era invitar a todo aquel que quisiera a pasarse un domingo, día de mercadillo librero, por el Tres Tombs, el bar que hay justo al lado del Mercado de Sant Antoni, para tomarse una cerveza y charlar. A ratos imaginaba que podría allí nacer una entrañable cofradía de lectores y amigos, mientras que en mis fases de lucidez me aterrorizaba la visión de tres bichos raros como yo sentados en silencio alrededor de una cerveza, evitando mirarnos a los ojos. Al final se impuso la lucidez... ¿o quizá la cobardía?


Entonces, si tantas satisfacciones me da el blog, ¿por qué lo dejo? Quizá se deba, como decía al principio, a que un blog tiene, como los ciempiés y los tejones, su propio ciclo vital. Quizá, a que uno tiene su propio estilo al hablar de libros, y, dado que dicho estilo tiene sus limitaciones, al cabo de ocho años se empezaba a hacer difícil sacudirse de encima esa sensación de "te estás repitiendo". La verdad es que cada vez se me hacía más cuesta arriba ponerme siquiera a pensar en empezar una entrada. Corría, pues, el peligro de hundirme lentamente en mi propio desánimo y agotamiento, de ir posponiendo una y otra vez la siguiente entrada hasta emprenderla con desgana y al final, inevitablemente, ver un resultado que me dejaría más insatisfecho y desanimado aún. No. Más vale una retirada digna a tiempo.

Imagino que hay otros blogueros que se ponen a escribir y no hay quien los pare, y a algunos incluso les sale bien. A servidor, sin embargo, si no se ha pasado previamente unas cuantas horas buscando información, opiniones, historia y fotos, le sale un churro, francamente. Y al final eso cansa. Quizá he sido víctima de mi propio afán de currarme tanto las entradas. Publicar con regularidad implica muchas horas frente a la pantalla, muchas horas intentado descifrar la letra minúscula de mis propias notas, y muchas horas releyendo y corrigiendo entradas. Pues bien: esas horas las voy a pasar ahora leyendo, paseando, escuchando música, o visitando exposiciones (David Bowie y De Chirico en una sola semana, ¿qué os parece?). O quién sabe, quizá, torero yo, aproveche para recuperar fuerzas y volver más adelante.

Un abraz@ a todos.


42 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir tus lecturas, por tu entusiasmo contagioso que me ha hecho descubrir un montón de autores y obras, por los análisis tan personales, tan fundamentados, que van al fondo de las obras. De los que conozco, el mejor blog sobre libros que en español. Sería estupendo que solo fuera un descanso. Muchas gracias, de verdad. Elena, desde Colonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elena. Creo que exageras un poquito, pero es agradable oírlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Seguro que, en lo concerniente a la longevidad, eres más tortuga que libélula. De modo que, mucha suerte y... hasta luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente. Eso espero, por lo menos.
      Un saludo, y nos leemos.

      Eliminar
  3. ¡Qué lástima! ¡Tantos buenos libros he descubierto leyendo este blog! ¡Qué sensación de abandono!

    ¿Por qué no se transforma en un espacio de reseña de títulos, sin más, sin ese trabajo de documentación y crítica?

    Simplemente, recomiendo...

    ¡Me quedo huérfana!

    Y tras las quejas, lo justo: muchas, muchas gracias, Niño Vampiro.

    (¿Algún correo para mitigar la sensación de pérdida?)

    Triste y furiosa,

    Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmela.
      No ha sido una decisión sencilla, y jamás pensé que fuera a recibir un comentario tan vehemente. Por otra parte, no es mala idea, lo de simplemente recomiendo. No obstante, ahora no puedo echarme atrás. Sería como proclamar la independencia y suspenderla a los pocos segundos. Quizá cuando vuelva le dé ese formato.
      Mi correo lo puedes encontrar en mi perfil.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me da mucha pena.
    Ha sido un privilegio, señor vampiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El privilegio ha sido mío, don Urzay.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  5. A mí también me da mucha pena...he pasado muy buenos momentos leyendo tu blog. Lo descubrí hace unos meses y desde entonces no he parado de meterme a leer reseñas más antiguas o más nuevas. Nos acabábamos de conocer pero se te echará de menos!!! Espero que no sea un adiós definitivo y más adelante vuelvas a la carga. Un abrazo,
    Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Natalia.
      Me alegra mucho que hayas disfrutado pasándote por aquí. Creo que es seguro que volveré. De hecho, con comentarios como los que estoy leyendo, ¡cómo no voy a hacerlo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Querido Niño Vampiro:
    (Por alusiones). Yo abandoné el blog por muchos de los motivos que tú indicas, aunque no tuve ese valor (quizás fue dejadez tan solo) para despedirme como lo haces tú. Como bien indicas, fue una época de gran creatividad para todos y repasar mis blogs favoritos cada semana, esperando un nuevo libro del que hablar me lo llevo como un momento feliz de mi vida. De hecho, como puedes comprobar, te sigo todavía y continúo leyendo tus entradas con sumo placer aunque ya no comente(cosa de la que me arrepiento siempre pues tu trabajo bien lo merece). Siempre te he dicho que tu blog me parecía unos de los mejores que he visitado por el buen trabajo que había de fondo y el buen humor que destilabas.Opiniones críticas y certeras, conexiones muy bien hilvanadas y una riqueza de imagenes incomparables (además nadie me ha acercado tanto a las literaturas del este como tú). Lamento, por tanto, que se pierda este espacio tan maravilloso y lamento más que no pudieramos conocernos para charlar un poco de nuestras locuras. Tú nombre me retrotrae múltiples imágenes: tu época de estudiante en Moscú,tus veranos en las islas británcias, tus aventuras por Estados Unidos,tus apasionadas miradas de Rumanía, Albania y otros lugares tan desconocidos y por las exquisitas piezas musicales que rescatabas. Por todo esto, Niño Vampiro, siempre me quedará esa imagen tuya como el comentarista lúcido e ingenioso con el que tanto disfruté. Un abrazo muy grande siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, Carlos, no sé qué decir. Tu blog era, junto con el de Óscar, Elena y Ricardo, uno de mis favoritos, y me alegra ver que yo no era el único que se sintió entre verdaderos amigos en aquella época. Como ya he dicho en algún comentario más arriba, lo más probable es que de aquí a un tiempo regrese. Ojalá tú lo hicieras también. Pero bueno, no nos pongamos dramáticos. Barcelona es una ciudad pequeña. Ahí están Los Encantes y Sant Antoni. Quizá habría que hacer una visita a este último antes de que lo invadan. ¿Qué piensas?
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Cuando quieras. Sería un gustazo.

      Eliminar
    3. Hecho, no se hable más. Cualquier día de éstos, te envío un mensaje y quedamos. Pero te advierto que pierdo mucho al natural.

      Eliminar
    4. Mientras no seas ese niño de la foto. Supongo que tienes el mail.

      Eliminar
  7. Una pena. Por lo menos tenemos la oportunidad de despedirte, darte las gracias y echarte algún piropo. Ahí va el mío: por muy largas que fuesen tus entradas (que lo eran) yo me las leía enteras, sin saltarme ni un solo párrafo, porque siempre aprendía algo (mucho, en realidad). Lo dicho: gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Gon. Sí, ya sé que a veces me enrollo como una persiana, por eso es una satisfacción y un orgullo leer tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Te sigo desde hace muy poco (por ahí me verás, de los últimos en incorporarme a tu séquito), pero me identifico por completo con lo que haces. Suelo picotear por tu blog de vez en cuando y aunque suspendas la actividad queda el registro de muchas entradas interesantes que espero dejes en la blogosfera y no elimines (esto tómatelo casi como un ruego). Tu proyecto de reunir una pequeña cofradía lectora junto a una cerveza no sonaba tan descabellado, eh y es un (buen) argumento para una novela de esas que nos gustan a los bibliófilos.

    Bueno, pues solo añadir que me identifico con muchas de las cosas que has dicho: tengo un blog para profundizar en lo que leo, no es un espacio de crítica porque no soy experto de nada y prefiero compartir lo que me apasiona y no lo que me disgusta. Y no, eso no es "buenismo". Me lleva tiempo, también tengo cierto afán por hacer las cosas bien dentro de mis limitaciones, así que viendo tus entradas de 2009 me parece de mucho mérito todo lo que has hecho.

    Nada, seguiré por aquí echando un ojo de vez en cuando, buscando referencias e inspiración. Mucha suerte en tus futuros proyectos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracoas, Gerardo.
      Pues la verdad es que, desde blogger cambió la configuración de la información de seguidores, ni me daba cuenta de cuando tenía uno nuevo. Acabo, pues, de descubrir el tuyo, que me parece muy interesante.
      Por supuesto que dejaré el blog abierto, es lo menos que puedo hacer. Fíjate que he dejado las primeras entradas, que me producen cierta vergüenza cuando las releo. Así que pásate por aquí cuando quieras, estás en tu casa.
      Saludos.

      Eliminar
  9. ¡Una verdadera lástima! Tus entradas siempre están llenas de interés, por no hablar de tu trabajo con las imágenes, que es de profesional. Desde luego, se nota que les dedicas muchas horas (es la única manera de hacer algo de valor y tus entradas sin duda lo son). Gracias por los buenos ratos, por las recomendaciones y por dejarnos atisbar algo de tu vida lectora. Quizás es verdad que todo blog tiene su ciclo vital, yo también lo pienso a veces con el mío. Pero vivo cada abandono de mis blogs amigos como una pérdida. Si no vuelves por estos lares, mis mejores deseos para cualquier otro proyecto que emprendas. Aunque ojalá te decidas a regresar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena.
      Sí, la verdad es que da mucho trabajo y creo que llega un momento en que, o bien haces algunos cambios, o lo dejas, por lo menos temporalmente. Yo creo que volveré, pero verdaderamente necesitaba un descanso.
      Te sigo leyendo.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Vaya, lo siento de verdad, Batboy. Ha sido un placer muy grato leer tus artículos, a los que he de agradecer el descubrimiento de más de un autor, sobre todo del este de Europa.
    Sin ti la blogsfera se me queda un poco huérfana.
    Por otra parte quizás deberías pensar en darles a tus artículos un formato de libro. Muchos lectores lo agradeceríamos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo.
      Yo disfruto muchísimo con tus entradas, que considero mejor escritas que las mías, y de lejos. Por eso, hasta que tú no las recopiles en un libro, a mí ni se me pasará por la cabeza la osadía de hacerlo. ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la exageración, Batboy. Para mí ha sido -y es- un orgullo ver en la pestaña de tu blog el mío como una de tus lecturas cibernéticas favoritas. Y, en cuanto a lo del formato de libro, deberías considerarlo. Por ejemplo, un atlas literario de Europa escrito por ti sería una auténtica delicia.

      Eliminar
    2. Apoyo con entusiasmo la idea de Ricardo: un atlas literario de Europa hecho por el Niño Vampiro sería una delicia. Batboy, ¿por qué no te animas? El material ya lo tienes...

      Eliminar
    3. Muchas gracias a los dos. No penséis que no me gusta recibir elogios y que me animen a acometer una empresa como la que mencionáis, pero, sinceramente, creo que sobreestimáis en mucho mis capacidades.

      Eliminar
  12. Un placer haberte seguido durante este tiempo. Probablemente has llevado uno de los blogs más interesantes que he encontrado. Si para mi intermitente blog me cuesta encontrar tiempo ¿qué decir de uno como el tuyo, con esa necesidad de mantener el nivel de calidad y exigencia que has conseguido?. Espero volverte a encontrar pronto, tal vez en tus memorias de estudiante en la desaparecida URSS... Quién sabe!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joaquim.
      Me encontrarás pronto, seguro, aunque no sé si mis memorias merecen la pena recordarse. De momento, te sigo leyendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. !una lástima!! El mejor blog de literatura que conozco.NV espero que algún día vuelvas.Gracias por tus reseñas,son estupendas,es un verdadero placer leerlas , gracias por habernos mostrado autores buenisimos y obras magníficas y ,sobre todo,gracias por haberlas compartido .

    ResponderEliminar
  14. !una lástima!! El mejor blog de literatura que conozco.NV espero que algún día vuelvas.Gracias por tus reseñas,son estupendas,es un verdadero placer leerlas , gracias por habernos mostrado autores buenisimos y obras magníficas y ,sobre todo,gracias por haberlas compartido .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Lidia (¿eres la misma Lidia del correo?). Probablemente volveré dentro de un tiempo. De momento estoy intentando acostumbrarme a la extraña sensación de leer un libro sin plantearme qué decir de él. Se me hace raro, la verdad.

      Eliminar
  15. Lo siento muchísimo, me quedo sin mi mejor referencia. Acudía a tu blog cada vez que acababa un libro y ahí siempre encontraba algo muy sugerente. Me has descubierto un montón de lecturas y autores que ahora son mis favoritos. Todo empezó con Alí y Niño y luego muchos más. A veces me encontraba con tu comentario cuando acababa de leer algo y era una gozada la coincidencia... Te he recomendado a mis amigos y no has defraudado. Espero que, tras el descanso, vuelvas. Hasta pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amalia. Como digo en la entrada, es una gran satisfacción hacer llegar a los lectores algún que otro libro que quizá de otra manera no habrían llegado a conocer. Voy a empezar a armarme de recomendaciones para cuando vuelva.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Muchas gracias por tus palabras escritas, Niño Vampiro, por todas ellas.

    Si te animas a resucitar con este nombre o cualquier otro, avisa y ahí me/nos tendrás.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Gracias a ti, Ariel. Espero resucitar y, desde luego, os avisaré.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Pululando con Voltaire encuentro tu blog, me engancho a tus comentarios, voy a la entrada más reciente y veo que es de despedida.
    Tiene bemoles.
    Definitivamente no es el mejor de los mundos posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kezdonet.
      No lo es, no. Y a veces el destino es cruel. Es como cuando una semana dejas de hacer la primitiva y entonces toca tu combinación. Salvando las distancias. Pero bueno, si te pasas de aquí a un tiempo, a lo mejor esto está en marcha de nuevo.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Es un blog estupendo, todos los viernes entraba a ver si había algo nuevo. Me apena mucho que lo dejes. Y creo,por otra parte, que te costará no seguir escribiendo. Espero que sea un aletargamiento otoñal,una bajada de biorritmos, una hibernación necesaria para recuperarte del esfuerzo enorme de tus trabajos, y que, como Perséfone, vuelvas del Hades lo antes posible. Si no es así....muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti.
      Supongo que es todo eso que dices, y también espero volver en algún momento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Una gran pena... Gracias por compartir tus conocimientos día tras día, con unas entradas que eran la envidia de cualquiera por su erudición, su interés e incluso su estructura narrativa. Se te echará mucho de menos.
    Pero como dices Barcelona es pequeña, quizás podamos vernos en algún encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Palimp.
      Ha sido un auténtico placer compartir mis lecturas, pero servidor, de erudición tiene muy poca. Más bien, tiro de wikipedia como un poseso.
      Por qué no, quizá algún día nos podamos encontrar en la condal ciudad.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...